Vía libre al puerto de Buenaventura



Las inversiones en carreteras no solo impulsan el desarrollo económico del país, también cambian la vida de millones de personas que dependen de ellas. Ese es el caso de Miguel Ángel Fontalvo, conductor que ha recorrido la vía Buga - Buenaventura durante años. asegura que gracias a la transformación de la ruta su vida ha tenido un giro de 180 grados.

Solo 118 kilómetros separan a Buga de Buenaventura, la misma distancia que hay entre Bogotá y Villavicencio. Sin embargo, durante años quienes transitaban la ruta vallecaucana tardaban seis horas en recorrerla.

Hoy las cosas han cambiado gracias a la construcción de la doble calzada: finalmente la carretera que pasa al costado del Lago Calima, uno de los sitios turísticos más atractivos del Valle, se recorre en tan solo dos horas.

Miguel Ángel Fontalvo conoce bien la ruta Buga - Buenaventura. La recorre semanalmente llevando maquinaria pesada desde el puerto más importante del Pacífico colombiano hacia el interior del país y la Costa Atlántica, principalmente. Este hombre de 55 años, originario de Maicao (La Guajira), lleva 33 de ellos detrás del volante de un vehículo de carga. Comenzó muy joven con un camión Deutsche 600 transportando productos por las carreteras del Caribe.

Miguel afirma que durante mucho tiempo esa vía era caótica para los transportadores, incluso la trataban de evitar aunque eso fuera casi imposible por la importancia logística del corredor. A muchos de sus compañeros los atracaron grupos de delincuencia común que aprovechaban los interminables trancones para despojarlos de su carga y pertenencias personales. Sin embargo, cuenta que desde hace dos años las cosas han dado un giro sorprendente: “yo le pongo que la vía mejoró un 80 por ciento. Uno tiene que ser realista y decir las cosas como son”, afirma.

Miguel Ángel sabe de lo que habla. En su larga carrera como transportador ha recorrido miles de kilómetros de carreteras no solo de Colombia, sino de Venezuela, Ecuador y Perú. También trabajó durante tres años en Europa y luego viajó a México, país que recorrió por ocho años más hasta que se cansó de la soledad y decidió volver a su tierra. De la vía Buga – Buenaventura lo que más destaca es la ampliación de la carretera a doble calzada, que permite que el tráfico fluya constantemente. En el pasado, si se encontraba con un accidente, un camión varado o un deslizamiento de tierra que taponaba la vía, le significaba estar detenido perdiendo tiempo y dinero. Hoy en día le toma una hora y media recorrer el tramo a 70 kilómetros por hora cuando está vacío, y dos horas y media a una velocidad de 40 kilómetros por hora cuando lleva carga.

También le sorprende cómo quedaron los 15 túneles que ya están disponibles en el tramo entre Loboguerrero y Cisneros. “De verdad que no tienen nada que envidiarle a los que conocí en Europa. Yo que tengo experiencia llevando cargas grandes le puedo decir que el alto y ancho de las obras en esa carretera corresponden a lo que se necesita para la “cama baja”, que es carga extra dimensionada y extra pesada. Eso tiene de 4,80 a 5 metros de alto. Acá la puedo transportar con total tranquilidad”, relata.

Este hombre recuerda que él y sus compañeros preferían tomar la vía durante el día. Emprendía su viaje desde Bogotá calculando para pasar la noche en Buga y salir madrugado hacia Buenaventura. En el destino pasaba la noche cargando y comenzaba el viaje nuevamente en horas de la mañana: le preocupaba la seguridad en la carretera. Ahora es más flexible con sus horarios, si sale en la madrugada desde Bogotá, llega a Buenaventura en la noche con tranquilidad. Para él es evidente la reducción en el consumo de combustible y los daños en el vehículo también se disminuyeron. Dice que cuando transita por la vía se nota el control de las autoridades a través de la Policía de Carreteras y eso le brinda confianza a él y a todo el gremio transportador.

Esta ruta es vital para la competitividad del país, ya que conecta la región suroccidental en donde se encuentra el puerto de Buenaventura, considerada la terminal más EFICIENTE del Pacífico suramericano y responsable del 60 por ciento de la carga de comercio exterior con el centro del país.

Actualmente en este corredor trabajan coordinadamente y por sectores, concesionarios de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y contratistas del Instituto Nacional de Vías (Invias), para terminar la obras que incluyen 17 viaductos, 11 puentes y 18 túneles. La ampliación de esta carreta es parte de la revolución de la infraestructura del gobierno del presidente Juan Manuel Santos, que ha invertido en mega proyectos de modernización y construcción de autopistas para aumentar la competitividad de las regiones y del país entero. Esta ruta es vital para la competitividad del país, ya que conecta la región suroccidental en donde se encuentra el puerto de Buenaventura, considerada la terminal más eficiente del Pacífico suramericano y responsable del 60 por ciento de la carga de comercio exterior con el centro del país.

Al preguntarle a Miguel por el sector de la Balastrera, inmediatamente cambia la expresión de su cara y recuerda las colas de 200 o 300 tractomulas. “Eran eternas. Nos tocaba dormir en la cabina del camión mientras habilitaban el paso, a muchos compañeros los atracaron durante la restricción. Gracias a Dios eso ya se solucionó”. En septiembre el Gobierno Nacional entregó el paso alterno en este sector, el viaducto que pasa al margen del río Bitaco. Miguel afirma que fue la solución más acertada para desligarse completamente del problema de deslizamientos de tierra y rocas de la montaña y librarse por fin de las restricciones.

Con voz pausada y un marcado acento guajiro, dice que jamás ha pensado en cambiar de trabajo a pesar de que le atribuye a este sus tres separaciones sentimentales. Según él sus compañeras se cansan de esperarlo. “En este trabajo uno mantiene lejos de la casa y ellas se aburren”, dice. Sin embargo, vive contento recorriendo las vías del país y asegura que se las conoce todas. “Uno se habitúa a un trabajo, es lo que uno sabe hacer y a lo que uno le tiene amor”.