"Estamos empezando a vivir en otro país"


Germán Cardona, Ministro de Transporte

Germán Cardona fue el primer Ministro de Transporte del Gobierno Santos y quién puso las bases para el desarrollo de infraestructura que está viviendo Colombia.

Resaltamos la construcción de 10 nuevos puentes sobre el Río Magdalena, y así podría continuar porque este Gobierno es el que más puentes ha hecho en la historia de Colombia. Llevamos 40 kilómetros en puentes. Además unos túneles bellísimos, 75,5 kilómetros de túneles en todo el país.

Hace pocos meses, el Presidente volvió a encomendarle esa cartera, para que culmine varias de las obras en marcha y deje enmarcadas las tareas que le quedan al próximo Gobierno.

¿Cómo logró iniciar esta revolución de la infraestructura para que Colombia salga del retraso que tenía?

En el año 2010, una vez terminó la campaña presidencial, le pasé un informe al presidente Santos sobre lo que se venía haciendo en infraestructura en el país y le sugerí que si quería hacer una transformación, debería crear una cultura de estructuración de proyectos a través de diseños y estudios serios.

Eso obligaba inclusive a suspender casi un año las actividades del Ministerio de Transporte y todas las entidades. El Presidente me llamó, me ofreció que fuera Ministro de Transporte y me dediqué a esa actividad.

Cuando llegué me tocó prácticamente suspender todas las actividades en el Ministerio, pero pasado ese año sacamos una serie de licitaciones por un poco más de 4 billones de pesos, todas a través del Instituto Nacional de Vías (Invías), mientras terminábamos de organizar la nueva Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

Le dimos vida a las concesiones de cuarta generación y con el apoyo del Congreso de la República se creó la Ley de Asociaciones Público Privadas.

Terminamos con ese tema de entregar anticipos para la ejecución de obras públicas, que hacía que los contratistas sin estudios y sin diseños, pero con anticipos, se dedicaran más a demandar al Estado que a ejecutar proyectos. Ahí inició todo y este es el resultado que estamos viendo hoy.

¿Cuáles son las obras más revolucionarias que ha hecho este Gobierno?

Son muchísimas. La clara demostración está en una gran cantidad de proyectos a través del Invías. También tenemos en ejecución obras con las concesiones de cuarta generación y van muy bien: tenemos 40 proyectos viales por 50 billones de pesos. La mayoría de estos van a entrar en ejecución en los próximos meses y terminarán entre el año 2019, 2020 y 2021. Por ejemplo, una obra de enorme impacto va a ser la vía entre Girardot, Honda y Puerto Salgar. La gente no la conoce pero el año entrante va a empezar a ser visible. También los puentes que se están construyendo, como el Pumarejo y el de Honda para ir de ese municipio a Puerto Salgar. Resaltamos la construcción de 10 nuevos puentes sobre el Río Magdalena, y así podría continuar porque este Gobierno es el que más puentes ha hecho en la historia de Colombia. Llevamos 40 kilómetros en puentes. Además unos túneles bellísimos, 75,5 kilómetros en túneles en todo el país. A eso súmele las obras entre Cartagena y Barranquilla, incluido ese hermoso viaducto sobre la Ciénaga de la Virgen y muchas obras más.

¿Cómo se logró que el sector privado creyera en estos programas?

El sector privado se dio cuenta de que el Gobierno realmente tenía ganas de hacer las cosas bien. Cuando empezamos con toda esta revolución de las concesiones de cuarta generación, no solo los bancos nacionales sino la banca internacional, los fondos internacionales y demás empezaron a mirar con mucho interés a Colombia. Hoy es muy satisfactorio que podamos decir que Colombia es el país de América Latina que más desarrollo está haciendo en infraestructura. Es que lo que teníamos hasta 2010 desafortunadamente no era lo que el país estaba necesitando. Lo que se ha venido desarrollando en estos últimos siete años ha sido muy importante, pero más importante es lo que sigue de aquí en adelante.

¿También tiene que ver en esto el fin de la guerra con las FARC?

Los colombianos debemos pensar que estamos empezando a vivir en otro país, con más desarrollo, que ya encuentra la paz. Lo digo porque en muchos recorridos que he hecho con el Presidente, no se imagina la felicidad de las comunidades, sobre todo en los sectores rurales, agradeciéndole porque la gente ya siente y ve la paz. Si a eso le sumamos que estamos mejorando la infraestructura, cada día a esta revolución le va a ir mucho mejor. Es que todo el trabajo que hacemos para aumentar la velocidad promedio, acercar poblaciones, reducir costos e incrementar la circulación, también busca conectar a los ejes logísticos con la red secundaria y terciaria del país para que encontremos los caminos para la paz. El mensaje que queremos transmitir es que esto que hacemos es la paz en concreto, es decir, estos son los beneficios reales de haber firmado ese acuerdo hace un año en el Teatro Colón.

¿Cómo vio el avance en infraestructura cuando regresó al Ministerio y cuáles son sus prioridades para lo que queda del Gobierno?

Fue una sorpresa muy grata porque cuando yo me retiré del Ministerio en 2012, estuve un tiempo como embajador ante la Santa Sede. En Roma recorrí la Vía Apia, que es una de las más antiguas y decía: ‘bueno, pero si los romanos construyeron estas vías terciarias antes de Cristo, por qué nosotros en Colombia no podemos algún día trabajar bien en ellas’. Hoy las vías más importantes se desarrollan bien, pero las terciarias son las que necesitan los campesinos colombianos. Vamos a invertir 1,4 billones de pesos, algunas se van a hacer con el apoyo de la Federación Nacional de Cafeteros y a través del Invías. Ese tema de vías terciarias va a ser otra revolución. El próximo Gobierno debe continuarlo porque tenemos más de 140 mil kilómetros para arreglar, nosotros vamos a empezar con 3 mil kilómetros.

¿Cuáles son los sectores que más se han beneficiado?

Sin duda la agricultura con esto de vías terciarias, porque los campesinos siempre se han quejado del mal estado de sus vías. También está el turismo, cuando ya empecemos a ver estas vías la gente se va a desplazar mucho por carretera, aprovechando también la paz. Otro beneficiado es el comercio con los corredores logísticos, sobre todo de transporte de carga. Estamos trabajando de la mano con el sector transportador para que mejoren en formalización, organización y modernización para que el país cada día sea más competitivo. De hecho ya empezamos a ver en muchas regiones que están construyendo bodegas para atender todos estos corredores logísticos, para impedir la entrada de camiones de grandes toneladas a las ciudades. Todo eso va modernizando la infraestructura y la cadena logística